La catedral Nuestra Señora de la Encarnación, legado del pasado

monumento
La catedral Nuestra Señora de la Encarnación, legado del pasado

Esta catedral, que destaca por su fachada de piedra coralina ocre y su valiosísimo altar de plata, fue el primer edificio religioso del continente sudamericano.

Su construcción comenzó en 1514 sobre la base del templo original, de adobe y hojas de palma. La portada principal y su puerta fueron restauradas en 1992, con motivo del quinto centenario del descubrimiento de América. Sirvió de cuartel general a Francis Drake, el corsario inglés que saqueó Santo Domingo en 1586. Los guías suelen detenerse en la primera capilla a la derecha del altar, en la que, según cuentan, colgó su hamaca sir Drake, quien arrancó la nariz a una estatua de un sablazo. En el edificio descansaron además los restos de Cristóbal Colón, que deseaba ser enterrado en una de sus catorce capillas. Así habría sido hasta su traslado a Sevilla en 1785 o, tal vez, al dominicano Faro a Colón en 1992.

La polémica continúa; Santo Domingo y España siguen disputándose el honor de ser el destino final de los restos del ilustre navegante. En la famosa plaza de Colón se alza una estatua de bronce y granito del conquistador, obra del artista francés Gilbert.

Catedral Nuestra Señora de la Encarnación
Calle Isabel La Católica
Santo Domingo 10210

Tel.: +1 809 682 3848