La Gran Campana: una reliquia medieval que sigue tañendo

monumento
La Gran Campana: una reliquia medieval que sigue tañendo

La Gran Campana —campanario del antiguo ayuntamiento y figura emblemática del barrio— está adosada a la iglesia de San Eloi, donde los jueces municipales prestaban juramento. Es uno de los pocos monumentos civiles de la Edad Media que la ciudad conserva.

La evocación de la Gran Campana en Burdeos hace necesariamente referencia al conjunto monumental del que era parte, ya destruido. Levantada en el siglo XV sobre los vestigios de la antigua Porte Saint-Éloi, consta de dos torres altas de 41 metros conectadas por un edificio central. Fue colocada en el año 1775 por el fundidor Turmel, pesa 7800 kg y mide dos metros de alto, lo que explica su nombre.

Antiguamente se utilizaba para anunciar los acontecimientos importantes, como la vendimia o los incendios, y el rey no se andaba con contemplaciones para descolgarla, al igual que los relojes, cuando quería castigar a la ciudad. Recientemente restaurada, la Gran Campana es singular por su veleta de cobre dorado, que representa al leopardo inglés, del que suele decirse que podría ser el símbolo de la Guyena, cuya capital era Burdeos. Aunque es más probable que el animal fuera una herencia de la dominación inglesa.

La Gran Campana
45 rue Saint-James
33000 Burdeos