La isla de Saint-Martin vista desde el mar

deporteactividad insólita
La isla de Saint-Martin vista desde el mar

Para explorar el litoral, nada mejor que hacerse a la mar.

Si busca emociones fuertes, regálese una excursión en una moto acuática biplaza para descubrir los secretos de la isla en buena compañía. El periplo dura unas dos horas y media. Tras una breve toma de contacto con la moto, podrá abandonar las tranquilas aguas de la laguna coralina de Simpson Bay mientras sortea lujosos yates y pequeñas canoas que parecen minúsculas al lado de esas embarcaciones gigantescas.

Ponga rumbo a Creole Rock, la zona de buceo de la reserva natural, y bordee después las bahías de Galisbay, Friar's Bay, Happy Bay y Grand Case. Los paisajes son realmente magníficos.

Para terminar, puede adentrarse en un estrecho canal que no presagia la apoteosis que le aguarda: la vista que se le presentará al volver al mar, a medio camino entre la bahía de Nettlé y la de Marigot, resulta espectacular.