Nanka: una mesa para recordar

sorprendente
Nanka: una mesa para recordar

Es probable que el Nanka, situado en el apartado barrio de La Molina, sea uno de los mejores representantes de la cocina peruana.

Lejos de las miradas y tras una valla de bambú se esconde la cuidada decoración del Nanka. De la recepción y el servicio se encargan unos jóvenes profesionales, apasionados y defensores de sus pagos que resolverán de buen grado todas sus dudas.

Su carta, elaborada sobre un concepto experimental, anima a compartir sus platos y sus especialidades entre los comensales. Entre sus numerosas propuestas, la carta de temporada ofrece un ingenioso repaso de los platos más típicos. Nanka, al igual que otros restaurantes de su nivel, emplea productos procedentes de la agricultura sostenible —uno de los orgullos del país—, que garantizan una calidad ecológica máxima.

Especial mención merece el tayín de cordero, el tabulé de quinua y el trío de carne en el que probará el cuy (un tipo de conejillo de Indias muy presente en las mesas de Sudamérica) servido con un crujiente de pan y huevo.

Nanka
Jr. Bambúes, n.º 198
La Molina
Detrás del CC Molina Plaza
Lima 12

Tel.: +51 (0)1 369 7297

www.nanka.pe

Precio: alrededor de 92 PEN